Se encuentra usted aquí

Centro Cultural Museo Juan Soriano, en Cuernavaca

En charla, el arquitecto egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, da detalles de lo que será la obra más importante de su trayectoria hasta ahora.

El pasado miércoles 4 de junio, en el Palacio de Bellas Artes, el gobierno del estado de Morelos y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes anunciaron que el proyecto del equipo encabezado por el arquitecto Javier Sánchez Corral resultó ganador del concurso nacional para la creación del Centro Cultural Museo Juan Soriano, que se asentará en la ciudad de Cuernavaca, Morelos.

Tomando en consideración su presencia en el contexto urbano, el jurado seleccionó por unanimidad el anteproyecto presentado por el arquitecto Javier Sánchez Corral, que servirá para detonar la recuperación y mejoramiento de la zona, en beneficio de la ciudadanía. Aportará a la ciudad de un espacio verde, abierto a los visitantes y a los vecinos de las colonias circundantes. El proyecto estará adecuado a la arborización existente, con amplio respeto al contexto y las especies vegetales y permitirá el funcionamiento ordenado de los espacios que conforman el Centro Cultural Museo.

Además el jurado consideró la flexibilidad de los espacios museísticos, tanto para la exposición permanente de Juan Soriano, como para la de exposiciones temporales, y un orden que facilite el proceso constructivo y la realización de un edificio simbólico, con una respuesta arquitectónica contemporánea.

El Gobierno de Morelos, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), la Fundación Juan Soriano y Marek Keller, Grupo Financiero Banorte y el fideicomiso del Centro Cultural Museo Juan Soriano convocaron a este concurso público de anteproyectos de arquitectura con el objeto de elegir, en forma transparente, una propuesta arquitectónica armónica y equilibrada, que satisfaga los requerimientos para el Centro Cultural Museo Juan Soriano.

La colección que el Gobierno del Estado de Morelos y Banorte adquirieron a la Fundación Juan Soriano y Marek Keller estará en permanente exhibición y resguardo en este inmueble, que se construirá conjuntamente con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Javier Sánchez Corral tiene 44 años de edad y es egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México. Cuenta con una maestría en Ciencias y Desarrollo de Proyectos Inmobiliarios por la Universidad de Columbia, Nueva York (1998) y es socio, fundador y director del Taller de Arquitectura de JSª.

En la ciudad de México, el desarrollo de sus proyectos forma parte de una estrategia de acupuntura urbana cuya meta es generar espacios públicos y regenerar el tejido urbano. Ha sido galardonado con más de 55 premios nacionales e internacionales.

El jurado estuvo integrado por Ernesto Alva Martínez, arquitecto, secretario técnico del concurso, ex presidente del Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México y profesor de la UNAM; Graciela de la Torre, directora del Museo Universitario de Arte Contemporáneo; Raúl Delgado Lamas, arquitecto, director general de Sitios y Monumentos del Patrimonio Artístico Cultural del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; Marek Keller, presidente de la Fundación Juan Soriano-Marek Keller y miembro del Fideicomiso para la Construcción del Centro Cultural Museo Juan Soriano; Mario Lazo Villarreal, arquitecto reconocido por su obra en el campo del paisaje y diseño industrial; Francisco Ramírez Badillo, destacado arquitecto de la ciudad de Cuernavaca, ex director de la Facultad de Arquitectura de la UAEM y de la Escuela Mexicana de Arquitectura de la Universidad La Salle, Campus Cuernavaca; y Manuel Santiago Quijano, arquitecto de sobresaliente trayectoria en desarrollos urbanos en los estados de Morelos, Tabaco y la ciudad de México.

-¿Quién es Javier Sánchez?

-Vengo de una familia de arquitectos: Félix Sánchez Baylón fue mi abuelo y Félix Sánchez Aguilar mi padre. Y decido estudiar arquitectura después de haber heredado el amor por este arte, que veía sobre todo en mi padre. A mi abuelo no me toco conocerlo. Pero te diría que lo importante es ver la arquitectura como parte integral de la construcción de una ciudad. Como dice mi padre, son los ladrillos, la arquitectura es el tabique de la ciudad. Cada obra de arquitectura se puede volver más importante en la manera en que se relaciona con la ciudad porque puede producir nuevos recorridos, puede generar nuevos espacios, pero sobre todo en la manera en que se articule esta condición en la que soy parte de la ciudad y no soy parte de la ciudad y a veces se juega con esa ambigüedad de no tener que ponerle a todo una reja, sino ir construyendo una serie de umbrales que vayan definiendo el espacio cada vez más íntimo en una casa o incluso en un museo.

La arquitectura debe ser funcional y debe emocionarte, pero si no conecta con la ciudad se queda muy limitada.

Para la realización del museo nos cuestionamos cómo hacer para que interactúe en la vida cotidiana de las personas que vendrán a recorrerlo.

-Hablando de recorridos y distancias, ¿cuál ha sido tu conexión con Morelos antes de este proyecto?

-He tenido la oportunidad de realizar proyectos en Cuernavaca y esta es la primera vez que se me va a concretar. siempre me ha parecido maravilloso el descubrir estos “jardines encantados” que le llamo yo, con algunas excepciones como el Jardín Borda, están todos detrás de muros, están en casas muy grandes, el espacio de Las Mañanitas se puede visitar y me gusta pensar cómo a través de ese jardín no ves más que el puro jardín, es algo muy valioso el paisaje, el horizonte. las líneas más largas de vista.

-¿Alguna experiencia laboral en Cuernavaca o en el estado?

-Es mi primera experiencia en Morelos, no es mi primer experiencia con un museo, nos ha tocado elaborar un centro cultural detrás de la Catedral del zócalo de la ciudad de México, una experiencia compleja por todo lo que implica construir en la ciudad prehispánica, novohispana y en la ciudad moderna mexicana.

Cuernavaca para mí es la experiencia de conectarme con la naturaleza, simplemente el recorrido de la ciudad de México a Cuernavaca es maravilloso, y lo que hacía falta en Cuernavaca es llegar a un punto y recorrerlo y salirte de esos muros y descubrir la ciudad.

-¿Las dimensiones y la cantidad de obra?

-Nos dieron una copia muy completa del acervo, en la que pudimos ver el tamaño de las piezas. En nuestro proyecto ya elaboramos una disposición de dónde podrían ir las piezas. Entiendo que es algo que va a estar cambiando con la vida del centro cultural museo.

-¿Qué materiales utilizarás en el centro cultural museo?

-Queremos hacer un edificio de concreto, que pueda envejecer dignamente, que tenga una dureza material. Al mismo tiempo lo estamos suspendiendo del nivel del jardín para tener una sensación de ingravidez de una pieza potente que está flotada.

-¿Qué hay en la parte de abajo?

-Una especie de bienvenida. Es la recepción. Cualquier visitante al museo podrá pasar por este espacio sin pagar. Lo importante es cómo este museo puede convertirse en parte de la vida cotidiana y pensamos que esa era la forma, convirtiéndolo en un pasaje cultural.

-¿Se respetará las áreas verdes existentes?

-Así es. Todos los árboles están contemplados e incluso están en la maqueta y alrededor de ellos es que decidimos trazar construcciones, para poder salvarlos.

-El predio cuenta con construcciones.

-Las que existían eran un par de casas que no funcionaban para albergar la obra museográfica, así que decidimos aprovechar que ya estaban construidos estos sitios, en donde no había árboles, para construir sobre esos mismos lugares y de esa forma aprovechar espacios con construcción y el jardín tocándolo lo menos posible.

-¿Se prevén condiciones ante problemas pluviales?

-El edificio es muy eficiente porque estará colocadao en una parte pequeña del terreno, sin problema para la lluvia. Además será parte de la naturaleza, porque entre más le llueva será mejor, aprovechando el clima de Cuernavaca y disfrutar de la intemperie lo más que se pueda. El edificio está pensado para que pase el aire, es un espacio abierto, por eso hablo de que estará flotado, con la idea de que pueda vivir también el clima fantástico de Cuernavaca y que no tenga que estar acondicionado, con la excepción del espacio donde estarán ciertas obras.

-¿El espacio del terreno?

-Ocho mil metros cuadrados y el jardín que resulta después de haber construido será de 5 mil metros, el museo tendrá 4,500 metros cuadrados de construcción.

-¿Tiempo de construcción?

-La idea es terminarlo a finales del 2015.

-¿Cuántas personas estuvieron involucradas en la elaboración de este proyecto ganador?

-20.

-¿Y en tu despacho?

-40 personas.

-¿Será tu obra más importante?

-Sin duda. Porque hacer una obra pública, una obra que pueda ser apropiada por la gente que ahí vive y de toda la ciudad, que la pueda hacer parte de su vida es algo muy importante para los arquitectos, a diferencia de obras que uno hace de poco acceso, porque tienen ciertos controles y no se puede acceder a ellas. Cuando uno tiene la posibilidad de abrir una obra a la ciudad son de las obras más importantes que se puedan hacer.

-¿Cómo se integrará el centro cultural museo con la gente y la ciudad?

-Michel De Certeau dice que los espacios públicos se pueden volver parte de la cotidianidad, como un jardín público realmente se puede volver parte de la cotidianidad, y no solamente es un jardín. Y si se propicia un recorrido y se genera un interés para que la gente se quede, si se le convierte en un destino, entonces se vuelve parte indispensable de la vida de una ciudad: eso es lo que a mí me parecía que debíamos hacer en este proyecto. Y de esa forma incluso generar la duda: dónde termina el museo, dónde inicia la ciudad. ¿El jardín es parte de la ciudad o es parte del museo? Esas preguntas que podrían romper esta condición de los límites tan claros que puedan existir, y se debe valorar. Por ejemplo, en el DF valoras el pasaje Catedral, en donde pasas de un lugar a otro.

-Tu proyecto fue el elegido. ¿Qué sigue?

-Precisarlo, calibrarlo y ponerlo listo para que se construya. Pensar cómo vivir, operar, envejecer y que además de la cotidianidad se regenere y se renueve al margen de la exposición permanente que tendrá este importante espacio.

-¿Algo más que desees agregar?

-La manera en que se realizó este concurso, la manera en que nos ponen a sufrir para presentar la mejor propuesta es un aprendizaje para todos los que participamos y estoy muy agradecido con todo el procedimiento. 

Tema(s): 
Perfiles: