Se encuentra usted aquí

Provoca Pimpolina carcajadas y reflexiones en el Teatro Ocampo

Durante un fin de semana, –viernes 23, sábado 24 y domingo25 de febrero, con dos funciones al día– Pimpolina presentó parte de su universo femenino con la obra Delirium Pollum, un espectáculo clown en el que mezcla el circo y el teatro, y en donde cientos de familias se dieron cita al Teatro Ocampo y disfrutaron de un mundo de ternura y fantasía.

Pimpolina es una payasa inquieta y soñadora, dispuesta a disfrutar de cualquier momento en cualquier lugar, nos descubre la libertad a través del humor y la realidad cotidiana, un espectáculo que nace del encuentro entre el circo y el teatro, clown, donde el humor, a veces ingenuo, a veces sarcástico, avanza de modo que va adquiriendo una tono de conmovedor dramatismo. Espectáculo sin palabras que le brinda mayor importancia al aspecto visual, se crean metáforas que transgreden las fronteras entre lo real y lo imaginario, en un trabajo creativo que combina la técnica clown, el movimiento y la manipulación de objetos para crear situaciones cómicas a partir de lo cotidiano y que nos hablan del imaginario femenino.

Con su imaginación, Pimpolina convierte la realidad cotidiana en un mundo sorprendente, la acción transcurre en el interior de una casa, donde una mujer realiza pequeñas tareas domésticas de un modo inusual, todos los utensilios que maneja dan pie a que imagine realidades en las que ella se transforma en alguien diferente para trascender el espacio doméstico y llevarnos a un universo donde la frontera entre lo real y lo imaginario se desdibuja. Espectáculo de humor que nos hace reflexionar sobre nuestra actitud ante la realidad para recuperar la capacidad de reír y de sorprendernos ante las cosas más sencillas de la vida, una verdadera apuesta por la libertad y por los sueños.

Este personaje clown creado por la artista Andrea Christiansen, ha recorrido los escenarios de toda la República Mexicana y ha realizado giras por Centroamérica, Sudamérica y Estados Unidos. Delirium Pollum, un espectáculo que nace del encuentro entre el circo y el teatro, que te hará reír a carcajadas. Delirium Pollum, espectáculo de clown, es el resultado de la colaboración entre el artista canadiense Gervais Gaudreault y Andrea Christiansen.

Andrea Christiansen Sessarego nació en la ciudad de Córdoba, Argentina, y reside en Ciudad de México desde 1978. Desde hace más de 30 años se ha especializado en el género cómico, desarrollando un estilo de humor, sutil y refinado, que combina la comicidad con la poesía. Con su personaje “Pimpolina clown” ha recorrido toda la República mexicana, Centroamérica, Sudamérica y Estados Unidos. Estudió la técnica de Jack Lecoq y en sus espectáculos integra la pantomima blanca, el clown y la manipulación de objetos. Es autora, directora e intérprete de sus espectáculos. Ha trabajado en el Circo Atayde Hermanos en la Arena México y en la Carpa de Astros. En su experiencia escénica convergen el teatro y el circo. Se ha presentado en los teatros de mayor prestigio en el Distrito Federal, tales como el Teatro de la Ciudad, Sala Netzahualcóyotl, Sala Miguel Covarrubias, Teatro Juan Ruiz de Alarcón, Teatro Julio Castillo y Foro Shakespeare, entre otros. Desde 1995 a 2006 formó parte del catálogo de espectáculos de Alas y Raíces a los Niños, Conaculta. En 1997 recibió el Premio Nacional de Pantomima, otorgado por la OMIM, INBA, ITI UNESCO y UNAM, con su espectáculo Sueños de Pimpolina. Becaria del FONCA, Programa de Creadores Escénicos 2008. En 2009, como parte de su beca publicó el libro “La poética del payaso. Su universo interior”. Impartió el curso de clown dentro del Programa de Formación en Artes del Circo y de la Calle, en el CENART. En 2013 funda y dirige el Festival Internacional de la Risa, proyecto independiente con el que difunde y promueve a los mejores exponentes del arte del clown. En 2014 dirige la Gala de Payasos en el Teatro Julio Castillo.

Desde 1973 Gervais Gaudreault colaboró con diversas compañías de Montreal y por invitación de Gilles Maheu se unió a los Enfants du Paradis -compañía que se convirtió más tarde en Carbone 14- con la cual profundizó sus investigaciones sobre la voz y el espacio. En 1975, Gervais Gaudreault fundó el Carrousel junto a Suzanne Lebeau. Dirigió Una luna entre dos casas (1981) y la novela de Howard Buten “Cuando tenía cinco años, me maté” con el título de  Gil (1987), obra que fue proclamada mejor producción para público joven por la Asociación Quebequense de Críticos de Teatro (AQCT). Dirigió Cuentos de niños reales (1993) -premio a la mejor producción para público joven de la AQCT- y Salvador (1994), ambos de Suzanne Lebeau. También es director de El Ogrito,  Petit Pierre, Zapatos de arena y El ruido de los huesos que crujen, de Suzanne Lebeau (1997, 2002, 2006 y 2009, respectivamente) y Noche de tormenta, adaptación del libro ilustrado de Michèle Lemieux (2010). No es la primera vez que Gaudreault es invitado a nuestro país para participar en un proyecto escénico. En 2011 dirigió a la Compañía Nacional de Teatro, con el montaje de El ruido de los huesos que crujen, de Suzanne Lebeau y anteriormente dirigió la puesta en escena de Una luna entre dos casas, de la compañía Marionetas de la Esquina.

Tema(s): 
Perfiles: