Se encuentra usted aquí

Presenta el Proyecto Siqueiros: La Tallera la exposición “El Sueño de Laocoonte” de Erick Beltrán

El día de hoy, viernes 13 de abril, fue presentada ante los medios de comunicación la nueva exposición temporal “El Sueño de Laocoonte” del artista Erick Beltrán, que se exhibirá a partir de mañana, en las instalaciones del Proyecto Siqueiros: La Tallera, en dicha presentación se contó con la participación de Taiyana Pimentel, directora del Proyecto Siqueiros y curadora de esta exposición; y Erick Beltrán, artista y autor de la exposición a inaugurarse este sábado 14 de abril, a las 12:00 hrs.

Taiyana Pimentel, directora del Proyecto Siqueiros, aseguró: “Hoy nos trae acá ‘El Sueño de Laocoonte’, la nueva producción de Erick Beltrán, un artista mexicano que se formó en su juventud académica en nuestro país y después lo vimos ir y venir. Actualmente está cursando un doctorado, menciono esto porque estos estudios académicos tienen que ver mucho con esta exposición. La idea de Erick, de estos cuerpos, nos lleva a una parte de la producción siqueiriana que, para nosotros es importante, que es la parte de la imprenta, es la parte de esa tradición del grabado, de esa confianza en el periódico como medio de transmisión de ideas y contenedor de problemas. Desde acá Siqueiros imprimió todos aquellos periódicos que aún hoy ustedes pueden ver tanto en nuestra pequeña librería, como en la Sala de Arte Público toda esa producción que conocemos de Siqueiros, está de vuelta, o revive o dialoga con la producción que actualmente plantea Erick Beltrán. Hay otra parte muy interesante donde concluyen estos dos artistas y concluyen también en la confianza, en la palabra, en la investigación, en la necesidad de traducir la visualidad hacia la escritura y que una y otra concluyan y encuentran ciertos lugares de producción artística. No es común que uno encuentre artistas plásticos con esta coherencia discursiva que se puede traducir hacia la crítica literaria, hacia la construcción y la recopilación de ideas escritas y, en este caso, ha concluido en ese lugar y nos permitió armar esta nueva producción de Erick Beltrán en La Tallera”.

Erick Beltrán, artista y autor de la exposición, afirmó que: “Es una investigación que consta de varias partes, hay una investigación muy documental y muy archivística, la idea era utilizar la mitología. A mí me interesa mucho la mitología porque es una narrativa que está fragmentada, es una narrativa que, cuando uno regresa a las historias y a los cuentos míticos, siempre encuentra una nueva versión. Es decir, es una voz polifónica, es una voz de muchas fuentes y que ninguna es la verdadera, sin embargo, todas juntas, funcionan, eso es realmente lo que me interesa. Llevo bastante tiempo tratando de investigar cómo se organiza el discurso, cómo se organiza una historia, cómo nos contamos a nosotros mismos nuestra propia historia y una gran parte de esto tiene que ver con la mitología. Utilizo el símbolo de Laocoonte, es esta figura que en la guerra de Troya se da cuenta que el caballo es una máquina de guerra y no una ofrenda a los dioses. Entonces, tenemos una figura que es la que señala, de hecho, el propio nombre de Laocoonte significa ‘Los ojos del pueblo’, y para mí era interesante llegar a esta mitología que lo que hace es señalar, alguien que señala, alguien que empieza a decir: ‘Podemos contar la historia de otra forma’ y que se confronta a una narrativa institucional o más dictada en contra de una narrativa, que es la de Laocoonte, que dice: ‘Si volvemos a leer con cuidado, podemos encontrar otra situación’. Hago un análisis muy detallado del mito, para eso, para eso estuve leyendo todas las versiones que pude encontrar de este episodio que es un episodio dentro de un gran ciclo que se llama ‘El ciclo troyano’ que explica es cómo la cultura de la antigua Grecia termina dando una especie como de justificación para la aparición del imperio romano. Para mí esto es una metáfora de cómo la sociedad se transforma de una situación y de unas relaciones, digamos cuasi-familiares, artesanales, en donde todo mundo se conoce a una situación en donde, lo que se organiza con la industria, se organiza la estructura de masas, se organiza la polis-contemporánea y se organiza como todo un discurso que ya no es importante que se conozcan las personas entre ellas, sino es una estructura generalista, justamente, la historia nos viene dictada”.

Y agrego el autor de “El Sueño de Laocoonte”: “Creo que toda esta investigación es tratar de contextualizar en el México contemporáneo, a pesar de que estamos hablando de una especie de mitología universal o de occidente, la mitología griega sí sirve para encontrar juntos de coincidencia con lo que estamos viviendo actualmente. Para mí, la historia que tenemos que hacer una revisión es cómo leemos la historia. La gran lección de Laocoonte es que podemos leer las cosas de una manera diferente, podemos ver de diferente manera. Entonces, el visualizar cosas es muy importante. ¿Cómo aparecen las cosas dentro de nuestra sique? ¿Cómo aparecen imaginadas? ¿De qué se tratan los sueños? De hecho, para mí, el sueño de Laocoonte seríamos nosotros actualmente, me imaginaba a Laocoonte imaginándose cómo sería el futuro si le hubieran hecho caso y haber dicho: ‘Esto es una máquina de guerra’ y no se hubiera destruido Troya porque, el hecho de que no le hayan hecho caso significó que el Caballo de Troya pudo entrar a destruir la ciudad y se cambiaron las relaciones entre las personas. Entonces, creo que es importante revisar quiénes son los Laocoontes contemporáneos, ver cuáles son los sacrificios que se están dando actualmente a la sociedad y tratar de evitar de que Laocoonte muera nuevamente. Creo que la figura del periodista es una figura a la que hay que hacerle caso. Hay que evitar que las máquinas de guerra contemporáneas sigan destruyendo los sistemas y sigan imponiendo una normativa de mercado donde las personas son lo que menos cuentan y lo que cuentan son los grupos de poder que siguen narrando la historia”.

Y concluyó el artista Erick Beltrán: “Creo que esto es una reacción ante todo esto, es tratar de volver a leer con cuidado cuáles son los símbolos y aparecen personajes. La historia en Laocoonte a través de cinco personajes que sería el Caballo de Troya, sería Laocoonte, serían las víboras que mandan los dioses a castigar a Laocoonte y es donde aparece esta imagen que todo mundo conoce de Laocoonte luchando contra las serpientes tratando de evitar que maten a sus hijos, tenemos a los hijos como cuarto personaje y, finalmente, el quinto personaje es Lion, y Lion que sería Troya y Lion que sería el símbolo del movimiento general, o sea, de la colectividad tratando de entender qué es lo que está sucediendo porque, recordemos que, en el fondo, es una especie de lucha. ¿Quién es el que genera el poder? ¿Quién es el que genera los movimientos? ¿Son los dioses? o, como dice Laocoonte ¿Son otros hombres?. La lección sería, según lo que dice Laocoonte: ‘Tenemos que dejar de pensar que son fuerzas incontrolables las que determinan nuestro destino y que nosotros tenemos el destino en nuestras manos’, Entonces, ese es el pivote que relaciona toda la exposición. Hay una serie de consecuencias más filosóficas en torno a estos problemas que toda la exposición está armada a través de unos grandes telones porque estamos hablando de eso, de cómo se aparecen las cosas y de que parece que uno está en un escenario con un telón y se abre este telón y aparece otro telón, y abrimos ese segundo telón y aparece otro telón, entonces, en el fondo estamos haciendo un juego teatral, en el cual, siempre que creemos que vamos a encontrar la verdad, y la verdad está entre los telones que van apareciendo unos a otros”.

En su trayectoria, Erick Beltrán ha desarrollado un lenguaje en el entrecruce de las construcciones del discurso cultural, político y económico. Sus cartografías de los sistemas de pensamiento parten de la recopilación de información de la Filosofía y de la Historia del Arte Universal, pero también de los medios de comunicación y las imágenes políticas actuales, creando así su propio archivo iconológico, a través del cual, el artista descubre una repetición de patrones a lo largo de la Historia. La exposición que presenta en La Tallera, establece el diálogo entre el mito del Laocoonte y el presente, a través de diversas figuras míticas del Ciclo Troyano. Propone una instalación hecha a partir del collage, el fotomontaje y diagramas conceptuales creando principalmente telones monumentales que por su tamaño evocan a los murales de Siqueiros. En estas piezas crea un atlas icónico sobre la figura del oráculo, el testigo y otras fábulas afines, con los que genera cuestionamientos tales como: ¿Quiénes son los oráculos olvidados condenados a ser devorados por serpientes en el mundo contemporáneo? ¿Cómo utilizar el flujo de imágenes para retratar el territorio? ¿Cómo leer el presente en la corriente eterna de información?

“El Sueño de Laocoonte” es la nueva producción que el artista Erick Beltrán ha desarrollado a partir de la deconstrucción del mito del Laocoonte y su representación escultórica griega, debido a la comunicación gesto-corporal que ésta ofrece, cuestionando así el tiempo del lugar y el lugar del tiempo. A partir de telones monumentales, que por su tamaño evocan a los murales de Siqueiros, nos invita a leer imágenes que a su vez nos devuelven la mirada y nos obliga a mirar detenidamente, haciendo resurgir cuerpos olvidados, haciéndolos visibles momentáneamente en su dimensión de síntoma. Estos cuerpos son construidos a partir de fragmentos y diagramas que enfatizan la ambigüedad de la imagen y su perpetua deformación. Lo que leemos son los sublimes vestigios de nuestra propia historia contemporánea, fuerza que se mueve en un caos ciego.

Beltrán sigue la teoría del acto icónico, en la cual se considera que por la fuerza de la imagen y por la interacción con quien tiene enfrente observando, tocando y escuchando, se genera un efecto sobre el sentir, el pensar y el actuar. En esta investigación, el análisis y uso de las imágenes se entreteje con el análisis del lenguaje, intentando así desbaratar la lucha del razonamiento verbal contra el excedente poético del lenguaje. La finalidad es reflexionar sobre nuestra posición dentro de esta estructura cultural.

Desorientados y desunidos, tiran de los telones para producir otras historias que dialogan con los dioses. La función como espectadores sería la de interpretar la historia nuevamente, rompiendo las reglas de la tradición, del propio orden discursivo. De esta manera, es posible disolver estas mitologías.

Después del sueño viene la vigilia. Despertar es la síntesis de la vigilia y el sueño, es el pliegue en el telón que tapa y destapa territorios del deseo. Se frota uno los ojos y recorre no sólo imágenes sino también intensidades. El ojo se desprende del cuerpo y lo deforma sin abandonarlo, este órgano importa en cuanto a función, en cuanto a mirada. En ocasiones deseamos ver nuestro propio aniquilamiento, en otras deseamos aniquilar.

Contra las certezas del presente, Erick Beltrán no teme en crear un aparato icónico y volver a convocar libremente los mitos, no para restaurarlos sino para reconfigurarlos en formas originales y a su vez, originarias.

La exposición se estructura a partir de cinco ejes temáticos: 1. Caballo de Troya, que representa la máquina de guerra, así como la entrada de la sociedad a una etapa moderna e industrializada; 2. Laocoonte, vidente y sacerdote troyano, este personaje muestra la separación entre lo humano y lo divino; 3. Serpiente que representa al ser que conoce todas las cosas reales y posibles, entretejiendo el discurso de lo visible y lo invisible; 4. Hijos, como metáfora del dolor, del pasado y del futuro; y 5. Ilión, es el otro nombre de Troya y representa la construcción de la sociedad partiendo de la lucha violenta.

Y la conforman: Telones, a manera de un catálogo de historias, con los que el público podrá interactuar en torno a la figura del Laocoonte y su relación con la arena social presente, estos telones representan cinco momentos duales, que al ser interactivos generarán nuevas narrativas a partir de las ya existentes. Tótems, cada uno visualiza una propuesta de lectura de un aspecto del mito: Máquina de guerra, el Ara, Paladio, el Toro y el Pathos muertos. Periódicos, habrá cinco periódicos bilingües (español/inglés) en donde se aprecia la estructura teórica de los telones, este material estará a la disposición del público. Tres mesas con imágenes reunidas por el artista de las distintas representaciones del Laocoonte y su enfrentamiento con el Caballo de Troya. Un video. Una conferencia el día de la inauguración el artista llevará a cabo una plática- performance desarrollando oralmente el contenido de su exposición. Y una videoinstalación en la que se proyectará una animación con una colección de íconos, a través de los cuales las figuras del Laocoonte y el Caballo de Troya se insertan en la psique contemporánea.

Erick Beltrán (México D.F.,1974) estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Rijksakademie Van Beeldende Kunsten, Ámsterdam, Holanda. Actualmente está cursando el Doctorado en la Uniarts de Helsinki. Vive y trabaja en Barcelona. Ha expuesto individualmente en: Museo Arte Contemporáneo La Tertulia, Cali; Kadist Foundation San Francisco; Galería Joan Prats, Barcelona; Museo Rufino Tamayo, Ciudad de México; Galería Luisa Strina, São Paulo; Centre d’Art Comtemporain Synagogue du Delme, Metz; Form&Content, Londres; Troppen Museum, Amsterdam; GalerÍa Labor, Ciudad de México, entre otras. Participó en exposiciones colectivas como: 2017-Electric Comma, Vac Foundation, Venice; Matèria Primera, Centre d’Art; Contemporani de Barcelona Fabra i Coats, Barcelona; Lecturas De Un Territorio Fracturado, Museo Amparo, Puebla; Re-enactments, Museum of Contemporary Art and Design (MCAD), Manila; Biennal d’Art La Panera, Leida; El fantasma, la sombra, La Profesa Edit. lo otro, Ciudad de México; Collaborations, Art Center Quetzal, Vidigueira; Stimulants: Circulation And Euphoria, Tabakalera, San Sebastian. 2016- Atlas de las ruinas de Europa, Centrocentro, Madrid; The Museum of Rhythm, Muzeum Sztuki, Lodz, Poland; El mundo fue plano, ahora es redondo y será un holograma, Museo de Arte de Zapopan, Guadalajara; TOC, Obsesividad compulsiva e imagen contemporánea en las Colecciones del MUSAC y el DA2, Musac, León, España; La risa, Vitoria Gasteiz, ARTIUM, País Vasco. 2015- The world was flat, Bildmuseet, Umea, Suecia; Anatomie de l’automate, La Panacee, Montpellier, Francia; Hotel Theory, RedCat, Los Angeles; Escuela de Garaje, La Agencia Salón Regional 15, Espacio Odeón/Escuela Taller Boyacá, Bogotá/Tunja; De Appel Surrounding Education Taak, Amsterdam; Assaig sobre la fatiga, Fabra i Coats Centre d’art Contemporany Barcelona; Mardin Biennali, Mythologies, Mardin, Turquía; Rare Earth, Thyssen Bornemisza Art Contemporary Augarten, Vienna; Espai, Colona, Barcelona; Villa Raster Union Station, Toronto, Canadá. 2014- Bienal de São Paulo; The Tba21 Alchemical Paradigm Lopud Seminar, Croatia; Synesthetic Banquet: Vesuvian Horizon, Public Program 9th Berlin Biennale, KW, Berlín; Report on the Construction of a Spaceship Module, New Museum of Contemporary Art, New York; Mémoires D’Un Amnésique, Mains D’ouvres Paris; El Circulo camino tranquilo, Museo de Arte Moderno, Buenos Aires.

Las instalaciones del Proyecto Siqueiros: La Tallera se encuentran ubicadas en la calle Venus #52, en la colonia Jardines de Cuernavaca. Para mayores informes comunicarse al teléfono: (777) 160 11 90 y o al correo electrónico: tallera.difusión@inba.gob.mx.

Tema(s): 
Perfiles: