Se encuentra usted aquí

Presentan ocho cuadernillos "El agua que nos habla. Ríos, apantles, rituales y pueblos" de Víctor Hugo Sánchez Reséndiz

La colección de los ocho cuadernillos "El agua que nos habla. Ríos, apantles, rituales y pueblos", fue presentada el día de ayer en la Sala Manuel M. Ponce del Centro Cultural Jardín Borda, actividad que contó con la participación del coordinador de la colección, el doctor Víctor Hugo Sánchez Reséndiz, los comentarios de la doctora Angela Ixkic Bastian Duarte, y la participación musical de Alberto Simón Jiménez Mendoza en las cuerdas y Antonio Manrique en la percusión.

La actividad inició con una participación musical, con la canción que la da título a la colección “El agua que nos habla”, interpretación que: “Es un reproche por su partida después de no haberla valorado, nace en los noventa”, aseguró el originario de Jiutepec, Alberto Simón Jiménez.

La doctora Angela Ixkic Bastian aseguró que: “Ha sido una experiencia profunda y placentera conocer este proyecto, aunque es un material de divulgación, no es un trabajo superficial, es un trabajo muy profundo, complejo y muy accesible a gente con formaciones diversas. Y efectivamente habla del agua, de las relaciones sociales en torno a ella, de las experiencias colectivas y de la importancia histórica que la gente de Morelos le da al agua. Es un trabajo con profundidad histórica que se agradece y que tiene una preocupación por entender la experiencia colectiva de los pueblos, no desde una sola voz , sino tratando de reconstruir la diversidad de voces y experiencias. Una recuperación importante son los testimonios, de hombres y mujeres de distintas edades. Trabajo histórico y antropológico que no busca reconstruir los grandes eventos políticos ni económicos, sino que busca rescatar las experiencias de la gente que no aparece en los libros de historia, de la gente de a pie. Y en ese sentido recupera el testimonio como una forma de resistencia frente a las distintas formas de avasallamiento de la naturaleza, de los territorios, de la vida campesina, la historia y la memoria”.

Doctora Angela Ixkic Bastian

Doctor Víctor Hugo Sánchez Reséndiz, coordinador de la colección

Durante la segunda participación musical Alberto Simón Jiménez afirmó: “La canción que voy a interpretar tiene que ver con una de las tradiciones de Jiutepec, la de San Juan, que en el pueblo le decimos ‘Parrandero’, que camina entre el pueblo, el que va en los brazos del pueblo, el que a través de un sonsonete va recorriendo toda la comunidad, es depositado en el ojo de agua de Las Fuentes o antiguamente lo que llamamos hoy La Barranca que es el río que le da vida a este pueblo. Esta fiesta evoca a hacer un buen temporal, pero también la relación del hombre ante lo que lo amenaza y esa relación con la divinidad para defender lo inmediato, lo que lo hace vivir, la comida, la dignidad. Relatamos algo sobre San Juan, que no tiene peana como los demás santos, que no tiene un altar en la iglesia y que vive entre la gente del campo, entre el pueblo”.

El coordinador de la colección, el doctor Víctor Hugo Sánchez Reséndiz, afirmó: “El objetivo de esta colección es alimentar el sentido de la existencia colectiva. Crear un nuevo sentido común. Son múltiples trabajos, es parte de un proyecto que se realizó hace dos años con Radio Chinelo/Río Apatlaco y la Secretaría de Cultura, en donde se impartieron talleres y en donde realicé un estudio etnográfico y de este proyecto nacen los cuadernillos. Cinco cuadernillos abordan el tema del agua y recorrimos el Río Apatlaco con ejidatarios de diferentes localidades de Acatlipa, Altapalmira, Atlacomulco, Jiutepec, Xochitepec y Tezoyuca que nos iban platicando a veces con coraje, a veces con tristeza y dolor, nos mostraban los desagües de las unidades habitacionales hacia los apancles, nos hablaban como se trabaja colectivamente y sobre los sistemas de apancles, para trabajar el agua se requiere una gran experiencia organizativa, al comprar una botella o abrir una llave se nos olvida que el agua baja, llueve y baja, en Morelos de norte a sur, y si tiene que dejar correr el agua para evitar conflictos, los acuerdos los tienen los ejidatarios. Otro cuadernillo es sobre el maíz, una planta fundamental en la alimentación de los mexicanos, de un gran sistema de milpa que da los nutrientes necesarios para la vida, no solamente es el maíz, la calabaza, el chile, el fríjol, sino todo lo que se recolecta en las plantas, los insectos y los árboles. El maíz no sólo es una mercancía, permite hacer comunidad, el maíz es una planta sagrada, como sagrada es el agua, un elemento ritual, parte de la ritualidad de los pueblos. Como me decía don Juan Lugo de Atlacomulco: ‘El agua une, es una gran amalgama, por eso nos la han querido privatizar de múltiples formas’. Dos cuadernillos son sobre dos pueblos, uno desapareció y renació con la Revolución, Acatlipa, y es el único texto que no es de mi autoría, es de Rocío Aida Gómez Garduño y el otro es sobre el pueblo de Progreso, producto de la Revolución. La idea de los cuadernillos surgió hace muchos años por iniciativa de Verónica Espinoza Ochoa que propuso crear un cuadernillo de leyendas, desde entonces se han hecho 10 cuadernillos, todos ellos agotados e impresos por la editorial independiente Libertad Bajo Palabra. Tenemos muchas tareas con este material, esta es la primer presentación, es un material donde la gente nos compartió sus historias, sus utopías, sus rabias y es una responsabilidad ética de mi parte regresar a estos pueblos, para dejar de ver el agua como una botella de las transnacionales sino como un elemento comunitario y como agua sagrada que hace comunidad”.

Alberto Simón Jiménez Mendoza en las cuerdas y Antonio Manrique en la percusión

El cierre de la presentación de los cuadernillos estuvo a cargo de Alberto Simón con: “Una letanía de los Santos Lluviosos que a partir del 3 de mayo se da en Jiutepec, en donde la Trinidad es parte de esa relación, el hombre, la tierra y lo que va a comer, este proceso en donde hay un dialogo entre la tierra, el agua y el viento, participa la divinidad en cada una de las acciones de los procesos de crecimiento de la milpa, y cuando este termina también está el proceso del agradecimiento, y la parte en donde ese campesino ha cosechado y va a descansar, en este tiempo de seca, en donde suelta el agua, limpia los apancles y entonces termina el temporal y viene un descanso”.

Los títulos de la colección "El agua que nos habla. Ríos, apantles, rituales y pueblos" son: “La infraestructura hidroagrícola en Morelos” con ilustración en portada de Mafer Rejón, ilustraciones de interiores de Raymundo González y la diagramación de Vespertino Llocaso; “La contaminación: el agua que hemos matado” con ilustración en portada de Lalo Lugo, ilustraciones de interiores de Lucas Marangon, Cristina Montaño y Raymundo González y la diagramación de Vespertino Llocaso; “La región del sur y el territorio de la Cuenca Apatlaco” con ilustración en portada de Raymundo González, ilustraciones de interiores de Raymundo González y Cristina Montaño y diagramación de Fausto Buenaventura; “Las aguas sagradas del Apatlaco” con ilustración en portada e interiores de Mafer Rejón y diagramación de Juan Pablo “El Sastre”; “Acatipla, la celebración de la memoria” con ilustración en portada de Víctor Hugo Sánchez Reséndiz (del libro “Kosamalotlahtol II”, La Cartonera Ed.) ilustraciones de interiores de Alberto Simón, diagramación de Vespertino Llocaso; “Civac, la utopía de la modernidad” con ilustración en portada del trabajo colectivo en el taller de La Cartonera para el libro “Sueños Soñeus I. Elefantes y papalotes II” de Edson Lechuga, ilustraciones de interiores de Lucas Marangon, diagramación Vespertino Llocaso; “Una breve historia del riego” con ilustración en portada de Oscar Menéndez (del libro “Zapata sigue cabalgando”, La Cartonera Ed.), ilustraciones de interiores de Cristina Montaño y diagramación de Flavio Barbosa de la Puente; “Buscando la vida” con ilustración en portada e interiores de Isaí Pineda y la diagramación de Vespertino Llocaso. Con todos los textos de Víctor Hugo Sánchez Reséndiz, excepto el del cuadernillo “Acatlipa, la celebración de la memoria”, de Rocío Aida Gómez Garduño.

Tema(s): 
Perfiles: